martes, 11 de junio de 2019

FIN DE CURSO




Hola a tod@s:

¡¡Locura!!...en este lado del charco llega el fin de curso. Y todos los padres nos volvemos locos para hacer cábalas con el cambio de horario del cole, actividades extra escolares, la apertura de las piscis, los campeonatos deportivos, los campamentos de verano y....¡¡¡ el regalo de la profe !!!.

Pero...¿por qué nos volvemos locos con ese tema? ¿ nos pasamos de agradecidos ? ¿se hace en todas las regiones? ¿y en otros países?.
Lo que si sé, es que ponerse de acuerdo para hacer un regalo en común , no es fácil...ya que para gustos los colores, y el chat se empieza a mover con distintas sugerencias hasta que por fin, resulta la elegida por todos. A mi favor, debo decir que tengo un chat de mamis estupendo, y nos hemos puesto de acuerdo muy rápido.

¿Sabéis lo que le vamos a regalar a la profe de nuestros hijos?

Un centro de flores secas con lavanda, avena y centeno hecho por María, una mamá emprendedora que ha encontrado su vocación en las flores. Este centro es  un clásico con los que empezó y que gusta mucho, es un centro para toda la vida. ¿Os cuento más? María, ha creado Verde con Matices , un taller de flores único, personal y muy "ella". Tras una larga vida profesional como publicista, la vida hizo que se quedara sin trabajo y encontrara en las flores su vocación tras un curso de floristería. Ahora combina su trabajo en Verdecora de Torrelodones con su taller, siempre hacia delante. Os pongo una foto de un centro que será parecido al de la profe... ¡espero que le guste!




Y...para complementar, por supuesto, algo hecho por los niños, para que la profe los recuerde en este cambio de ciclo. Así que se han puesto todos a hacer un dibujo, que por lo que he podido ver, son todos preciosos y muy emotivos. Otra "María" se va a encargar de encuadernarlo y poner la foto de la clase como portada. Supongo que muchos , ya habréis hecho esto, pero es una buena idea y un buen recuerdo.

Otras ideas: un cuento personalizado con fotos de los niños y la profe, nosotros lo hicimos en primero de infantil, a una profe interina y le ¡¡encantó!!, un cuadro con un árbol y el nombre de los peques, la hermana de un amigo también hace unos cuadros de clips ideales ( Contando estrellas ) , cuyo Instagran es con7andoes7rellas ...no sé...nosotras hemos tirado por un clásico que no falla, pero os animo a compartir que le vais a regalar a la profe este año, si es que hay regalo, o lo que no le regalarías... :-)

¡Feliz fin de curso!


Tres cosas nos han quedado del Paraíso: las estrellas, las flores y los niños.(Anónimo)

martes, 4 de junio de 2019

RESPONSABILIZARLE vs RESPONSABILIZARNOS

Hola de nuevo amig@s:

Seguimos con un tema controvertido:  las tecnologías y los deberes. En mi caso, esto no nos supone un gran esfuerzo y es una forma de enseñarle a ser responsable con sus cosas. Y de verdad...son 5-10 minutillos y luego a jugar, saltar, dar patadas al balón...

El problema viene cuando tienen una tarea o un examen y ...se oye la frase ¡ me he dejado el libro en clase !  ...cunde el pánico, pero claro , aquí está el super grupo de "guasap" de madres del curso...seguro que alguna mamá/papá nos enviará las fotos de la lección.

Y entonces...¿Qué hacemos?:

A: Lo siento cariño, te lo has olvidado y no podemos hacer nada. 
B: Ayudarle/Sugerirle que se lo pida a algún compi de la urba ( si lo tiene ). En nuestro caso tenemos dos.¡Suerte!
C: Soy "súper buena madre" y acudo rápidamente al grupo de la clase para que me manden la lección

Creo que estas son las alternativas que nos planteamos cuando pasan estas cosas, y ....pasan!!! 

Entonces, yo me remonto a mis tiempos de colegio, y pienso...jolines, si yo me olvidaba el libro, me pillaba un disgusto enorme; y no tenía manera de recibirlo en dos minutos via online...me las tenía que apañar como fuese, y no estaba mi madre detrás con su móvil, resolviendo mi descuido.

Yo por suerte, y como le pasa a Gabriel, tenía dos compañeras de clase en la urba, y ademas muy amigas...con lo que acabábamos estudiando juntas muchas veces, y tenemos mil anécdotas que contar....siii....recuerdo estudiar química y no entender nada...casi me daba igual no tener el libro jajajja.

Y afortunadamente,  la "tecnología" ya existía; y recuerdo pasar horas al teléfono fijo estudiando con una amiga. ¿Lo hacías tú también ? Me pusieron hasta multas caseras por estar demasiado tiempo. Es verdad que era más mayor que Gabriel ( casi 8 años), pero ya estaban pisando fuerte...Son bonitos recuerdos, que me sacaron de mis pequeños apuros. 

Ahora , parece todo más sencillo: mandamos un SOS al whatsapp de grupo, pidiendo la lección y todas nos ofrecemos encantadas para mandar el tema, la canción, el spelling....yo la primera!!! 

Pero...¿Realmente es bueno esto?¿Estamos criando una generación preparada emocionalmente para la vida de hoy ? Desde luego, en temas tecnológicos no lo dudo, pero en cuestión de responsabilidad, maduración, independencia....¿Estamos haciendo lo correcto?

Ahí lo dejo, para que reflexionéis y me deis vuestras opiniones.¡ Un abrazo!

Si un niño, no puede aprender de la manera en que le enseñamos, quizá deberíamos enseñarle de la manera en que él aprenda. Anónimo





miércoles, 8 de mayo de 2019

TECNOLOGÍA Y NIÑOS

¡Hola de nuevo!

Después de pensar sobre que escribir durante un tiempo, por fin me he decido, ya que es algo que vivo en casa todos los días. 

Primero: Porque estoy casada con un consultor informático, cuyas herramientas de trabajo son el Mac, el Iphone y la tablet, siempre presentes por la casa.
Segundo: Porque tengo un niño de 7 años que conoce la tecnología mejor que yo.

Sin duda, está generación ha nacido con "el móvil debajo del brazo". Sabe manejar el mando de la tele mejor que nosotros, y el móvil lo suficiente para saber que no debo comprarle uno hasta ...¡lo más tarde posible!. En este contexto, el "error" vino con Papa Noel, que nos dejó la Nintendo Swith en casa. 

En ese momento no sabíamos lo que pasaría, pero después de unos meses, ya puedo dar un veredicto:

Lo que he podido comprobar es que, mientras juega a la maquinita, se desconecta del mundo y entra en el de los videojuegos, no habla, su mirada no se aparta de la pantalla, y puede estar tiempo y tiempo jugando...  hasta se vuelve un poco más agresivo. 

Esto viene pasando en mi casa, pero lo vemos todos los días: en la sala de espera del médico, dónde los padres les dejan el móvil para que estén entretenidos, en comidas, en el tren, en casa de los abuelos... forma parte de nuestras vida, y es difícil evitarlo, pero no imposible.

Lo que si podemos hacer es aceptar que existe este mundo de las tecnologías y enseñar a nuestros hijos a buscar un equilibrio. Nosotros para eso, hemos limitado su uso, a través de la opción de control parental,  tanto en la tablet como en la consola; ¡si,amigos!, existe esa posibilidad y nosotros hemos hecho uso de ella para buscar ese equilibrio deseado. Ahora podemos controlar el tiempo que juega  entre semana y que tipo de aplicaciones y juegos puede usar.

No queremos prohibirle que juegue, incluso en algunos casos, hemos visto que es hasta didáctico, crean mundos imaginarios , como en el caso del Minecraf ( uno de los preferidos de Gabriel ), pero tampoco queremos que se pierda la posibilidad de jugar en la calle, con sus amigos, potenciar su creatividad, correr, saltar, e incluso aburrirse.

Si, ABURRIRSE, como hemos hecho todos, y coger un libro para leer o jugar con lo que tengas a mano. Resulta que estas personitas, ya son muy inteligentes, y lo digo con conocimiento de causa; he visto a Gabriel, leerse un libro bastante gordo en  ¡apenas tres días!, lo que hacen los días de lluvia y un buen titulo que atraiga su atención...

Pero bueno, resumiendo y volviendo al tema principal , las tecnologías, y para niños de la edad de Gabriel
( arriba o abajo ), creo que no son del todo malas, todos hemos visto la tele, jugado alguna vez con el ordenador, incluso yo misma me vicie con el Candy Crush y lo tuve que desistalar, lo confieso.

Lo correcto creo que es poner limites a la tecnología, para que no se convierta en el centro de su vida, y que sepan que hay un mundo maravilloso fuera de las pantallas. 

Y con esto y un bizcocho, os dejo para que hagáis vuestros comentarios. Sentiros libres de opinar. 

"El arte se opone a la tecnología y la tecnología inspira el arte."
John Lasseter (Director)
P.D: Los gurus digitales crían a sus hijos sin pantallas.

jueves, 11 de abril de 2019

¿LOS NIÑOS SOLOS AL COLE?


  ¡Qué gran dilema! Supongo que hay opiniones de todo tipo, ya sabéis, para gustos, los colores.


Os voy a contar mi experiencia personal y daros algunas claves que espero os puedan ayudar.

Como muchos ya sabéis, tengo un niño de 7 años, Gabriel. La verdad, no es porque sea su madre, pero es un niño bastante maduro, responsable y cada vez más autónomo. Poco a poco le vamos damos pequeñas tareas que puede realizar sin (aparente) dificultad: vestirse, ducharse, poner la mesa, recoger su cuarto, hacer la cama, ayudarme a recoger el lavavajillas, regar las plantas, tirar la basura y alguna cosilla más. Aún así, para mí, sigue siendo mi niño, y me cuesta verle crecer, pero es ley de vida. 

Tenemos el cole a 5 minutos de casa; hay que cruzar tres calles, poco transitadas, y tienen sus respectivos pasos de cebra, pero aún así, pasan coches, y algunos muy rápido, a pesar, de que la velocidad aconsejada es de 30km. Me levanto cada mañana con la idea de dejarlo en la fila de su clase; ni me planteo que vaya solo de momento, pero la semana pasada me mandaron una noticia hablando sobre este tema y otros muchos más que darían que hablar, pero éste en concreto me ha hecho reflexionar. Decía que en Roma, los niños de 6 años van solos a la escuela con algún amigo y que se manejan muy bien, controlando el tráfico. ¡ El tráfico de Roma ! ¿¿Os lo podéis imaginar??

Bueno,  pues investigando un poco, no es una locura total; depende de algunos factores, como la cercanía del cole, el tráfico, la madurez del niño, la autonomía que tenga, el acompañamiento y para mi, lo más importante,  la confianza que depositemos en ellos para que se sientan seguros. 
Al principio puede ir con una pequeña supervisión, que en mi caso sería cruzar las calles con él y que luego ya siguiera su camino ( 2 minutos ); luego ya no hay peligro, pero aún así, y hablo por lo que a mí me toca, Gabriel todavía no está preparado. 
Le gusta que vaya con él, es nuestro momento especial, repasamos las tablas de multiplicar, o el dictado que le van a poner en clase, o simplemente vamos charlando de cualquier cosa. Así que, en mi caso, la que igual no está preparada soy yo. 

Pero es verdad, que aconsejan que poco a poco les demos más autonomía y me parece bien, o ¿queremos educar a niños con miedo a vivir? De hecho creo que entre los 10 y 12 años, un niño debería ir solo al cole, y si va con algún amigo mucho mejor. Yo ahí, lo tengo fácil, porque donde vivimos, hay varios niños que van al mismo cole, y se podrían juntar para ir. ¡Eso es una suerte!.
Al final, consiste en soltar cuerda y que cada vez sean más autónomos, lo que favorece su maduración y crecimiento personal,  pero hablo en mi caso concreto....Cada uno debe valora sur situación, y no es lo mismo 5 minutos andando, que 20 minutos por ejemplo, que ir en bus o metro, o estar en el centro de una gran ciudad...reconozco que soy afortunada.

De todos modos , mi opinión  es que con 7 años, lo veo demasiado pronto e innecesario, a no ser que vaya con un hermano mayor, sobre el que caerá la responsabilidad. Recuerdo, que empecé a ir sola con 12 años, íbamos un grupo de amigas de la urbanización donde vivía y el trayecto se me hacía muy ameno. Mi marido, que vivía en Palencia , una ciudad agradable, ya iba solo con 10 años, con su vecino y su hermano, y nunca les pasó nada.
Por eso , empecé diciendo...¡Qué gran dilema!. Cada niño , cada familia, cada ciudad, cada pueblo...es un mundo, y nos tenemos que adaptar a lo que tenemos. Por eso , os animo a reflexionar al respecto y que me dejéis los comentarios que queráis, para seguir aprendiendo en este trabajo que tengo, el de ser madre.

Os dejo algún enlace que he leído para que podáis opinar mejor:


¿Qué sería de la vida, sino tuviéramos el valor de intentar algo nuevo? Vicent Van Gogh

martes, 2 de abril de 2019

IMPERFECTA

Hola de nuevo a tod@s:

Después de más o menos dos años, he decidido retomar el blog.
¿Por qué? La razón exacta no la sé; quizás la intuición, quizás una frase, o un recuerdo... pero lo que es seguro es que escribir me hacía y me hace sentir bien; y eso es lo más importante. 

Y aquí comenzamos la nueva andadura de mamá maracas, y cómo no, con un post dedicado a todas las mamis del mundo, pero sobre todo, a todas las mujeres que en algún momento se han sentido imperfectas

IMPERFECTA

Llevo una temporada con el todo o nada, el ying y el yang, el blanco y el negro, lo bueno y lo malo; y entre tanta extremo, pienso en la palabra IMPERFECTA, cuya definición según la RAE es " NO PERFECTA".

Entonces me pongo a pensar y me digo, no soy una mujer perfecta, tampoco una mamá perfecta, ni una amiga perfecta...en definitiva,..¡resulta que no soy una persona perfecta! 
Esto me lleva a decirme: "Sí, Isa, eres imperfecta, ¿no te has dado cuenta?"

¡Y es verdad, porque la perfección no existe! ..porque puedo reír y llorar a los dos segundos, porque soy perezosa por las mañanas, porque puedo llevar a Gabriel sin calzoncillos al cole, porque se me puede quemar la cena en un minuto, porque puedo mandar a freír huevos a mi marido y ya de paso a toda mi familia, porque me gusta el "orden" desordenado de mi casa, (espera, tomemos un poco de aire  y seguimos)
...porque duermo con tapones por dos razones...para no oír soplidos y para poder descansar sin oír " mamaaaaaaááá" ( y aún así lo escucho), porque no se hacerme las uñas, porque no soy una gran cocinera ( pero lo intento); y así puedo seguir listando imperfecciones..
 Sin embargo, ser imperfecta me hace ser mejor, y sobre todo,, me hace ser una madre estupenda.

¿Por qué?  porque cuando Gabriel llora ahí estoy yo para calmar su llanto, porque solemos dormir los tres en la misma cama, así pasamos más calor y menos miedo, porque le apoyo mientras hace los deberes, resolviendo sus pequeñas dudas, porque me quedo congelada en el parque mientras corre y disfruta con sus amigos, porque siempre, aunque sea en pijama, le llevo al cole ( la del pijama por cierto soy yo), porque juego con él, porque leemos juntos, porque compartimos secretos, porque...madre no hay más que una y porque no siendo perfecta, soy tan imperfecta que tengo un amor para toda la vida. 

Al final , resulta que ser imperfecta es lo natural. No me queda otra que dar gracias a la vida por mostrarme mis imperfecciones.


" Que bella es una persona cuando se muestra imperfecta y sin ninguna pretensión de ser lo que no es " Anónimo